Cuando se desarrolla un laberinto. Cuando el mal sueño mantiene los ojos abiertos. Cuando no recuerdas la entrada del refugio. Cuando la cresta de la ola acaba naufragando. Cuando la verdad se hace extraña y la mentira sólida.

Es tras una larga tormenta que siempre hay un lento, lento despertar.

ImageImageImage

Advertisements