Nuevo cuadro en el que crucifico una bata en la pared.

No busquéis aquí paralelismos con la religión, sólo con los rincones más sombríos del sentimiento humano.

Es el cuadro de formato más grande que he hecho de momento, 180 x 120 cm, tódo óleo sobre tela.

Advertisements